Coronavirus: ¿por qué Alemania tiene un número tan bajo de muertos por covid-19 en comparación con otros países?

Coronavirus: ¿por qué Alemania tiene un número tan bajo de muertos por covid-19 en comparación con otros países?

“Permítanme decirles: la situación es seria. Tienen que tomarla también en serio. Desde la reunificación de Alemania… no, desde la Segunda Guerra Mundial, no se había planteado a nuestro país otro desafío en el que todo dependiera tanto de nuestra actuación solidaria mancomunada”.

Las palabras fueron pronunciadas este sábado por la canciller alemana, Angela Merkel, al referirse al impacto que tiene en su país la pandemia del civid-19.

Hasta este domingo 22 de marzo, el nuevo coronavirus había dejado más de 14.600 muertes en todo el mundo, según el cálculo de la Universidad Johns Hopkins

Algo que ha llamado la atención de los expertos es la baja tasa de mortalidad entre los pacientes alemanes comparada con la de otros países, como Italia o España.

Hasta este domingo, Alemania tenía 24.873 casos confirmados de covid-19, superando los poco más de 21.638 de Irán para convertirse en el quinto país con más contagios detectados.

La diferencia es que el número de muertos es de 94, comparados con los 1.685 de Irán, los 1.772 de España -que cuenta con algo más de 28.768 casos confirmados- o los más de 5.400 de Italia, el país con el mayor número de fallecidos por el coronavirus en el mundo.

Así, la tasa de mortalidad de Alemania es de casi 0,4%, mientras que la de Italia llega al 9,2%.

“No podemos decir con exactitud por qué la tasa de mortalidad es tan baja en Alemania, debido a que todavía estamos en una etapa temprana de la epidemia dentro del país”, explicó en un documento enviado a BBC Mundo el Instituto Robert Koch de Virología, responsable de la estrategia alemana frente al covid-19.

“Lo cierto es que hemos recomendado, desde el momento mismo en que tuvimos conocimiento de la emergencia, ampliar el número de exámenes entre la población y así reducir la posibilidad de contagio”, agregaron.

Una de las claves de la baja mortalidad podría ser la identificación temprana de los portadores del virus, lo que frena la expansión de la enfermedad.

“El caso alemán se debe especialmente a los exámenes de diagnóstico y demuestra que no es solo una buena manera sino un componente esencial de la lucha contra la pandemia”, le dijo a BBC Mundo Jeremy Rossman, profesor de virología de la Universidad de Kent (Reino Unido).

Para Rossman hay que escuchar las palabras del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien dijo que no se puede combatir el virus si no se sabe dónde está. “Y eso es precisamente lo que hacen los exámenes”.

La canciller alemana Angela Merkel ha sido clara a la hora de describir la pandemia: “Es la peor crisis que hemos tenido desde la II Guerra Mundial”

“Las pruebas son un componente crítico para poder contener y mitigar esta pandemia. Esto requiere pruebas amplias en personas incluso con síntomas leves”, agregó el académico.

Pruebas

Alemania también ha contado con el tiempo a su favor, ya que los primeros casos se detectaron dos o tres semanas antes que en algunos de sus países vecinos, lo que permitió a las autoridades tomar medidas para combatir la pandemia.

De hecho, los alemanes se estaban preparando incluso antes de que el coronavirus llegara al país (cosa que ocurrió el 27 de enero, cuando confirmaron el primer caso), con la creación de un comité permanente de vigilancia instalado el 6 de enero de este año, en vista de la preocupante expansión del virus en China. Y fue allí donde incorporaron las pruebas de diagnóstico.

“El amplio alcance de los exámenes nos ha permitido identificar la epidemia desde una etapa muy temprana y eso nos ha servido para trabajar sobre ella”, había explicado Lothar H. Wieler, director del Instituto Robert Koch, en una rueda de prensa realizada la semana pasada.

Los números parecen apoyar su estrategia: el Instituto Koch detalló a BBC Mundo que Alemania tiene la capacidad de realizar 160.000 exámenes de diagnóstico por semana. En Italia, donde la epidemia ha sido más devastadora, se han realizado 150.000 exámenes en total hasta este viernes. En Reino Unido, 50.000 y en España, 30.000.

En Corea del Sur -país que ha sido puesto como un ejemplo por los expertos por su capacidad de llevar a cabo pruebas entre la población- se realizan cerca de 70.000 exámenes por semana, menos que en Alemania.

Así, el mayor número de pruebas y de casos detectados también hace que la tasa de mortalidad sea más baja entre los alemanes, ya que el ratio de muertos por infectados es menor.

Jóvenes y menores de 50 años

Otro factor que influye en la baja tasa de mortalidad del coronavirus en Alemania es que una gran parte de los contagiados son personas jóvenes, que no sufren los efectos de la enfermedad de la misma manera que la población de mayor edad. Muchos incluso ni siquiera presentan los síntomas.

En Alemania, más del 70% de las personas identificadas como infectadas hasta ahora tienen entre 20 y 50 años”, señaló Wieler el miércoles pasado.

En Italia -el segundo país del mundo con la población más envejecida por detrás de Japón- en cambio, la edad media de los diagnosticados con el coronavirus es de 66 años y el 58% tiene tiene más de 60 años.

Algunos expertos advierten que cuando el virus se expanda entre la población de más edad en Alemania, es probable que la tasa de mortalidad también aumente.

Detección precoz

La detección precoz de infectados también ha permitido en Alemania poner en cuarentena a aquellos que representaba un mayor riesgo para la dispersión de virus.

Este domingo, el gobierno Alemán anunció que la propia Merkel se puso en cuarentena domiciliaria después de que se supo que un médico que la vacunó el pasado viernes contra el neumococo, una bacteria causante de neumonía, había dado positivo al examen de coronavirus.

En las calles de Alemania no se permitirá que haya grupos de más de dos personas, a menos que se trate de miembros de una misma familia.

Merkel, de 65 años de edad, será sometida a pruebas de forma regular durante los próximos días y trabajará desde casa. En Alemania, todos aquellos que tuvieran síntomas o hubieran estado en contacto con un caso confirmado o una persona procedente de las “zonas rojas” del virus pueden acceder a hacerse un examen.

Hubo otra medida de las autoridades sanitarias alemanas que también tuvo un impacto positivo en los números.

Según explicaron distintos expertos, cuando se presentó el primer caso se actuó de inmediato y se pudo saber quién fue el paciente cero, un joven contagiado por una ciudadana china, que había visitado la región de Baviera y que no había presentado ningún síntoma durante su estadía en el país.

Además de estas medidas sanitarias, el gobierno de Merkel decidió este domingo incrementar las medidas de distanciamiento social por lo que no permitirá reuniones en público de más de dos personas, a menos de que sean miembros de la misma familia o se trate de una reunión de trabajo.

Las autoridades ordenaron también el cierre de comercios no esenciales y limitaron a los restaurantes a ofrecer únicamente servicio a domicilio.

“Puede cambiar en cualquier momento”

Otro aspecto que resaltan las entidades globales de salud es el sistema de salud pública del país, que es la mayor economía europea.

Alemania tiene una de las mejores distribuciones de hospitales respecto a sus habitantes en el mundo.

Alemania es el cuarto país dentro de las 40 naciones que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor cantidad de camas hospitalarias por habitante, una variable que se utiliza para medir la capacidad de respuesta de los sistemas de salud pública.

Cuenta con 8 plazas por cada 1.000 habitantes (en comparación en Italia son 3,2) y tiene la mayor concentración de hospitales en Europa: 1.900 para sus 82 millones de habitantes y 28.000 camas en Unidades de Cuidados Intensivos.

Pero incluso el gobierno y el Instituto Koch reconocen que los números actuales no garantizan que el covid-19 no vaya a causar estragos en el sistema de salud nacional.

“La amplitud en los diagnósticos nos ha permitido comprender que será una crisis que nos va a llevar un buen tiempo resolver, porque es una enfermedad que no tiene vacuna y de la que vamos a tener muchos muertos más”, le dijo a BBC Mundo Merieke Degen, vocera del Instituto Koch.

La pandemia del coronavirus ya ha contagiado más de 200.000 personas y ha causado la muerte a más de 10.000.

El líder de los socialdemócratas en el Parlamento alemán, Karl Lauterbach, advirtió que, si no se mantienen las medidas para frenar la expansión del virus y se exige un mayor distanciamiento social, “la ventaja que adquirimos por un buen manejo al principio de la crisis la podemos perder rápidamente en la siguiente fase”.

En ese sentido, Rossman señala que, aunque los exámenes pueden llegar a ser costosos, el ejemplo alemán de examinar de forma gratuita a los ciudadanos, debe ser tomado globalmente ya puede ayudar a minimizar los efectos negativos de la pandemia sobre la economía.

Las pruebas no son baratas ni fáciles de hacer a gran escala; sin embargo, los costos socioeconómicos de los cierres de empresas, también son extensos y se hacen más importantes a medida que avanza este proceso”, señaló el académico.

“Y en comparación, los costos de realizar los diagnósticos son cada vez más bajos una vez que se ha aumentado la capacidad de fabricación y la infraestructura para estas pruebas”, agregó.

Alejandro Millán Valencia, BBC News Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *