Luz María Orozco Aybar

Luz María Orozco Aybar

Maestra de Orientación y Psicopedagogía

Luz María Orozco Aybar, nació en San Juan de la Maguana el 22 de Noviembre del año 1965. Sus padres...

Nació en San Juan de la Maguana el 22 de noviembre del año 1965. Sus padres: Altagracia Aybar Pérez y Bernardo Orozco Sánchez. 

De esa unión nacieron 7 hijos: María Altagracia, Manuel Enrique, Luz María, José Ramón, Kenia Magalis, William Bernardo y Berkis Nidia Orozco Aybar. Es la tercera y sus hermanos son parte de su mayor tesoro dado por Dios y sus padres. 

Su madre era multifacética, realizaba varias actividades, entre ellas: ama de casa, tenía rifa de aguante, trabajaba agricultura y criaba animales; para sustentar económicamente su familia. Nació y creció en una familia donde se esmeraron en inculcar y modelar valores como el amor, la honestidad, el respeto, la responsabilidad, la solidaridad, la fe en Dios, la unión familiar y el trabajo arduo. 

Su mamá fue el gran modelo a seguir, mujer entregada al trabajo, dedicada a sus hijos, con la firme convicción de que “fueran alguien en la vida” y sean profesionales y personas de bien; entregó su vida para darles educación y cubrir todas sus necesidades. Les daba seguimiento en todo y su preocupación constante para que estudien, porque les decía siempre “estudien mis hijos que la educación es la única herencia que puedo dejarles”.

En un momento de su vida sus hermanos Ramón, Altagracia y Manuel pasan a ejercer el rol de padres asumiendo la responsabilidad y manutención económica del hogar, con su colaboración, la de William, Kenia y Berkis, ayudándoles también sus tíos, amigos y vecinos como: Josefa Valenzuela, Aucena Ramírez Calderón, Horacio Ramón, Teresa de la Rosa, Yolanda Encarnación Matos, las familias De La Rosa Jiménez y Herrera Roa, así como también Padre José Domenech (sacerdote español), Sagrario Diego (misionera española), quienes fueron otros padres y ayudaron en su crecimiento personal, profesional y espiritual. 

De la misma forma colaboraron el Padre Joaquín Blanch, Ernesto Rivas, su esposa María José, las Hermanas Capuchinas y María Jesús Altaba. Por muchos años vivió en el Córbano en la Entrada de Chalona, recuerda de su infancia el gran apego y amor con que la criaron a ella y a sus hermanos. Disfrutaron cada etapa, jugaban, se divertían, se apoyaban y se cuidaban unos a otros. 

Disfrutó esos años de su vida con los vecinos y amigos, una de ellas Lucinda De La Rosa Jiménez quien es como su hermana, con ésta estudió a nivel primario y secundario, hasta el día de hoy conservan su gran amistad; se reunían a ver muñequitos y para realizar varios juegos propios de la época (trúncano,  biberón biberón, arroz con leche, la pájara pinta, saltar la cuerda, el agachao, el topao, mariscal pasando lista…) desarrollando una convivencia sana y armónica bajo la protección de los mayores.

Siempre fue querida, mimada por su mamá y sus hermanos, éstos decían que era bien traviesa y cariñosa a la vez. Sus maestros consideraban que era aplicada y buena estudiante.

Realizó sus estudios primarios hasta 6to grado en la Escuela El Córbano, con mucho cariño recuerda a sus maestros: Lucia Marchena, Mireya de Zabala, Librada Salvador y Guadalupe del Carmen Sánchez (Amable) quien era directora del centro.

Estudió desde 7mo hasta 3er grado del bachillerato en el Liceo Pedro Henríquez Ureña, para llegar a ese centro de estudios se trasladaban a pie a recibir el pan de la enseñanza, recorriendo varios kilómetros. Con afecto recuerda a sus maestros, entre ellos: Frank Vargas, Ramón Américo Pasians, Gloria Dicló, Onorvina Mendieta, Héctor Valdez, Luis Matos y Bienvenido Caamaño. Agradece también a Miriam Morillo y Carmen Acosta, no era su alumna, pero sí las profesoras de sus hermanos, a quienes les tenía gran aprecio. 

Con el tercero del bachillerato aprobado ingresó a la Urania Montás donde se graduó de Maestra Normal Primario en la promoción 83-85. Los docentes marcaron esta etapa aportando grandes conocimientos, cariño y paciencia como padres; algunos de ellos: Rhina de León, Ana Josefa Herrera, Amantina Mateo, Israel Bautista, Irma Lara y María Rosario. Luego retorna al Liceo Pedro Henríquez Ureña a terminar el bachillerato tal como establecía el sistema educativo dominicano. 

En la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) extensión San Juan, obtuvo el Certificado en Estudios Superiores en Educación, Mención Letras (1991). 

En la Universidad Central del Este (UCE), extensión San Juan, recibió el título de Estudios Superiores en Educación Básica (1995).

Con el deseo de adquirir nuevos conocimientos y seguir preparándose decide ingresar a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (CURO – UASD) a realizar la carrera de Licenciatura en Educación (Mención Orientación Académica), graduada en el año 2002. Luego continuó con los estudios de maestría en la Sede Central en Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica (2007-2009), graduada en el año 2011. Tuvo varios maestros modelos e inspiradores, en el grado de licenciatura, algunos de ellos: Ramona Morel, Mayra Taveras, Olmedo Moreno y a nivel de maestría: Doris Frías, Ana Dolores Contreras, Miosotis Hernández, María Díaz y Dominga Lapaix.

Está casada con Eligio Mateo Alcántara desde el año 1998, esposo amoroso, dedicado, trabajador y respetuoso. Dios la premió con el hijo de su esposo y sus nietos, con hermosos sobrinos, quienes son parte de ella y de lo más preciado que tiene; siendo ellos sus amores y “amoritos” como les dice, su orgullo, siempre han estado con ella, manifestando amor, cariño, respeto y cuidados. Agradece a Dios por ellos, sus padres y madres (sus cuñados), por estar y apoyarla. De igual manera destaca los afectos recibidos por sus ahijados llenando su corazón de alegría y gran felicidad. 

En el ámbito Profesional y Trayectoria Laboral:

Su primera actividad laboral fue encargada de la Biblioteca del Córbano, construida por el Padre José Domenech y Sagrario Diego, con el propósito de fomentar la educación, la lectura y el estudio de niños y jóvenes de la comunidad.

Trabajó varias interinidades en educación: En la Escuela Primaria Loma de Yaque, por su hermana María Altagracia y en el Liceo Pedro Henríquez Ureña en el año 1989, por la maestra Florinda Carvajal en la asignatura Formación Integral, Humana y Religiosa. Fue ayudante de lectura en el Colegio Padre Guido Gildea trabajando con estudiantes de 1er grado.

En 1990 la nombraron en la Escuela Maguana Abajo con una tanda en la mañana, trabajaba en las áreas de Lengua Española y Ciencias Sociales en 6to grado.

En 1992 pasó a formar parte de manera titular del equipo de profesores del Liceo Pedro Henríquez Ureña, tanda vespertina, impartió diversas asignaturas como: Formación Integral, Humana y Religiosa, Geografía, Orientación Educativa y Lengua Española.  En 1993 fue trasladada desde la Escuela Maguana Abajo al Liceo Matutino Pedro Henríquez Ureña, completando las dos tandas en éste centro e impartiendo las materias: Formación Integral, Humana y Religiosa y Orientación Educativa mayormente. En el año 2000 la designan como Orientadora en ambas tandas hasta el año 2011. 

A partir de esta fecha pasó a ejercer las funciones de técnico regional en la Regional 02 San Juan, trabajando mayormente en el área de Orientación y Psicología, conjuntamente con los técnicos nacionales, distritales y orientadores, asesorando, monitoreando y facilitando procesos del área. Algunos de estos son:

  • Coordinación y puesta en marcha de los Foros por el Desarrollo de una Cultura de Paz y prevención de riesgos a nivel distrital, regional y luego nacional; con otros técnicos y profesionales.
  • Talleres de Prevención de Violencia en el ámbito escolar dirigido a técnicos regionales y Prevención de Violencia “Un compromiso de todos y todas” dirigido a maestros y estudiantes, con la participación de varios profesionales. 
  • Coordinación y Participación en los Concursos de Oposición socializando derechos y deberes con los concursantes, dando apoyo emocional y en el proceso de las entrevistas. 
  • Acompañamiento al Programa Habilidades para la Vida. Monitoreo a las Escuelas de Padres, Madres y/o tutores (EPM), aplicación de fichas y seguimiento al trabajo con los cuadernos de familia en los diferentes distritos educativos.
  • Talleres sobre la Ley 136-03, derechos y deberes de los niños, niñas y adolescentes, coordinados y realizados con la directora de Conani, dirigidos a padres, madres y estudiantes.
  • Talleres sobre el Rescate de los Símbolos y Valores Patrios “Un compromiso de todos y todas” coordinados y realizados conjuntamente con otros profesionales.

Trabajó en las áreas de Formación Integral, Humana y Religiosa y Mérito Estudiantil en dicha regional.  

Durante su trayectoria laboral ha tenido excelentes compañeros de trabajo y amigos, compartiendo con éstos grandes experiencias y vivencias. En estos momentos está en proceso de jubilación en el MINERD por sus 30 años en el servicio. Trabajó en la Universidad Central del Este (UCE), impartiendo las asignaturas Psicología General, Psicología del Desarrollo y Formación Integral, Humana y Religiosa.

Después del Concurso en el año 2016 en el que participó en la UASD en diversas asignaturas de las Cátedras de Orientación y Psicopedagogía y Orientación Institucional, logró alcanzar uno de sus grandes sueños, pertenecer a esta prestigiosa institución educativa y poner al servicio lo que es gracias a la formación y educación recibió en ella, a nivel de grado y maestría.

En el año 2019 tuvo el privilegio de impartir docencia en la Maestría Orientación Educativa e Intervención Psicopedagógica, impartiendo la asignatura Orientación Educativa y Atención a la Diversidad en el Currículo Dominicano.

Ha recibido varios reconocimientos de parte del Ministerio de Educación, de los estudiantes de secundaria, de las universidades y otros; pero su mayor reconocimiento como maestra son sus estudiantes, verlos crecer como personas, profesionales, siendo ejemplo con sus valores en sus familias y sociedad, viendo cómo alcanzan sus proyectos y sueños.

La UASD Recinto San Juan de la Maguana, ha marcado un antes y un después en el desarrollo de la región, de las comunidades y sus habitantes, teniendo gran impacto en la vida de los estudiantes a nivel personal, educativo, profesional, social y económico, ha constituido una puerta abierta para dar oportunidades a las personas más necesitadas que no podían acceder a otras casas de estudios.