Pablo Encarnación de la Rosa

Pablo Encarnación de la Rosa

Maestro de Administración

El maestro Pablo Encarnación de la Rosa, docente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo...

Docente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, nació el viernes dieciséis de enero del año 1976, en el paraje La Potrica, de la entonces sección Río Arriba del Norte, en la parte superior de la presa de Sabaneta. 

Es el primero de cuatro hijos del matrimonio formado por José del Carmen Encarnación de los Santos y Nereyda de la Rosa. En 1978, la comunidad y por ende la familia Encarnación de la Rosa fue desalojada, para dar paso a la construcción de la presa, con lo cual pasaron a vivir al paraje Carpintero de la sección Hato Nuevo, hoy parte del distrito municipal de Sabaneta. Allí, en Carpintero creció junto a su padre, su madre y sus hermanos José Manuel, Wilkins y José Carlos. 

Su padre se dedicaba a la agricultura y actividades comerciales de temporada y su madre, ama de casa y comerciante.

Pablo, realizó sus estudios primarios entre las Escuelas Héctor Bienvenido López, de Maguana Abajo y la Francisco López, de Hato Nuevo. Los estudios secundarios los realizó en el Liceo de la Maguana, yendo a pie, cada día, desde Carpintero. Allí se graduó de bachiller en Ciencias Naturales en el año 1996.

En 1997 se incorporó a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde en el año 2003 se recibió con una licenciatura en Administración de Empresas. En el 2006 obtuvo el título de especialista en Desarrollo Organizacional y en el 2007 concluyó los estudios de maestría en Alta Gerencia, en la misma universidad. En septiembre del año 2009 finalizó una maestría en Economía Internacional y Desarrollo en la Universidad Complutense de Madrid, España. 

Otros estudios que ha realizado el maestro Pablo, son Locución y Maestría de Ceremonias, en la Escuela Nacional Prof. Otto Rivera, una especialidad en Comunicación Social, en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, México, así como diversos diplomados en Gestión y Evaluación de Proyectos, Estadísticas e Indicadores de Género, Desarrollo Económico Territorial, Finanzas Personales y Desarrollo Personal, a través del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación y Estudios Sociales, de la Comisión Económica y para América Latina y el Caribe (ILPES-CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la plataforma virtual de la Universidad Tecnológica de Monterrey. 

A nivel laboral, trabajó 9 años como Técnico de Protección de los Derechos de la Niñez; Coordinador de Aprendizaje y Rendición de Cuentas en la ONG, Plan Internacional, entre ellos, un año en Plan Internacional España, en la ciudad de Madrid, del 2007 al 2008 y 6 meses en la misma institución, en la ciudad de Azua.

Entre diciembre del año 1997 y diciembre de 1999 fue secretario de la gerencia financiera y luego promotor del departamento de Acción Comunitaria del Ayuntamiento municipal de San Juan de la Maguana. De 1999-2001 se desempeñó como cajero de Banco BHD y posteriormente, –conjuntamente–  con la licenciada Mayra Villegas, como coproductor y conductor del programa de radio y boletín “Acción Municipal”, así como en la administración de inventarios para la Agencia Latinoamericana de Expertos en Planificación H (ALEPH). Del 2004 al 2007, junto al maestro Octavio Villegas, fue coproductor y conductor del programa de televisión “Aliados”.

En el campo de la docencia, se inició como instructor de Caja y Banca en el Instituto Técnico Comercial (INCOTE), dos años como profesor de Administración de Empresas en la Universidad Tecnológica del Sur (UTESUR). Desde el año 2013, es profesor de las cátedras de Administración General, Administración de Funciones y Administración Pública en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en los recintos San Juan de la Maguana y Barahona y en el Subcentro UASD Neyba. En la actualidad, es profesor Adscrito. 

Desde muy joven, Pablo se dedicó a servir voluntariamente a su comunidad, en la iglesia católica, donde era lector de la palabra, en asociaciones y clubes y todo cuanto entendía que contribuiría con el desarrollo de la comunidad.

Su apoyo al desarrollo comunitario a través de organizaciones juveniles como: el Club Cultural y Deportivo Orlando Martínez en Hato Nuevo, el Consejo Comunitario de Hato Nuevo, en la coordinación de las acciones desarrolladas por Plan Internacional en la comunidad, El Club Activo 20-30 de San Juan de la Maguana, el cual presidió entre 2004-2005 y de cuya asociación fue presidente nacional electo 2006-2007, le merecieron varios reconocimientos, entre los que destacan: Presidente Distinguido de la Asociación Nacional de Clubes Activo 20-30 de la República Dominicana, el San Juan Junior de la Cámara Junior de San Juan de la Maguana y en el 2006 el premio Nacional de la Juventud, en el renglón Servicios y Liderazgo Rural. A través de este obtuvo una beca, con la que estudió el máster en España.

Desde el año 2001 está casado con Rosa Iris Roa Lagares, en quien reconoce una compañera sin igual, siempre dispuesta a apoyar en los diferentes proyectos que ha encauzado y quien le regaló el don de ser padre de su unigénito Pablo Junior Encarnación Roa.

Actualmente (desde noviembre del 2020) coordina la Unidad de Postgrado de la UASD Recinto San Juan de la Maguana.

Pablo Encarnación, describe su vida como la propia evidencia del desarrollo. Reconoce que, de no haber sido por la UASD en San Juan de la Maguana, el compromiso que le inculcó su padre por los estudios, inculcando que era la única forma de superar la pobreza por el camino correcto, por el apoyo que recibió de la iglesia católica, la confianza de sus congéneres en la comunidad, así como de Fernando Mejía (amigo familiar y su mentor personal, quien sin haberle dicho lo que era o no correcto hacer, solo con el reconocimiento, fue clave en la formación de su carácter), de sus maestros del nivel primario y posteriormente del bachillerato José Paniagua Pérez y Juan de Dios Méndez González, le habría sido muy difícil superarse, dada la pobreza material en que vivía con su familia y la timidez que le acompañó desde su niñez y parte de la adolescencia, cuando por invitación de su profesor José Paniagua empezó a enrolarse en los clubes.